jueves, 26 de mayo de 2016

NORMAS DE CORTESÍA


NORMAS DE CORTESÍA del bostoniano Amor Towles es una de las novelas preferidas de Alberto. Fue él quien me la dio a conocer y me gustó lo suficiente para releerla y tenerla también entre mis favoritas. Entre las muchísimas cosas que compartimos como pareja una es el cariño por esta novela. Nos parece una obra impecable, en la que hemos recaído varias veces. Formando parte ya de nuestro tejido, es decir, del tejido de las millones de pequeñas cosas y complicidades de las que están hechas las parejas, de ese mundo tan privado y exclusivo, sólo reconocible por los dos que lo forman. En NORMAS DE CORTESÍA hay algo más allá de la novela en sí que nos fascina, y es el hecho de cómo el autor plasma la forma tan concreta de encarar la vida que tiene la protagonista, donde no cabe la traición a sí misma. Eso nos cautivo a los dos. 
Katey Kontent, ―la protagonista de la novela―, es una mujer neoyorkina de clase obrera que intenta ascender o vivir mejor de lo que el destino le deparaba de cuna. La resolución de Katey Kontent; su pragmatismo; lo fascinante de su manera de ser; las descripciones del Manhattan de finales de los años treinta; su amor por la lectura; y el ritmo, encuentros y desencuentros que pueblan la novela entre barrios obreros, jazz, glamour, hoteles, chóferes con levita, y unas ciertas ganas de vivir locas, como si cada día fuese el último, como si nada importase demasiado, hacen creedme de NORMAS DE CORTESÍA una novela exquisita.
Ahora he pensado en traerla a SOME VELVET MORNING, como recomendación por si ya estáis elaborando la lista de libros a leer este verano. Os dejo aquí el enlace a las primeras páginas de la novela, que también podéis encontrar en edición de bolsillo. Si decidís leerla, espero que os guste tanto como a nosotros. 


Besos y abrazos a tod@s. 
María Aixa Sanz