viernes, 6 de mayo de 2016

ROCCO SCHIAVONE


Cuando en  septiembre de 2014 la editorial Salamandra creó el sello Salamandra Black lo hizo con una idea que Anik Lapointe, ―su editora―, resumió con las siguientes palabras: «Black no se conformará con reclutar a personajes banales, sólo aceptará tipos inolvidables, de esos que te embarcan en viajes que aceleran el pulso y encogen el corazón.»  
¡Y vaya si lo ha hecho! 
Tipos como Roy Cady de ‘Galveston’, Bob Saginowski de ‘La entrega’, Sime Mackenzie de ‘Entry Island’, incluso aun siendo un secundario Jean-Guy Beauvoir de ‘Una revelación brutal’ y ‘Enterrad a los muertos’ han cumplido con la directriz marcada de inicio por la editorial, para deleite de los lectores. Pero entre todos ellos, sobresale, Rocco Schiavone de 'Pista negra', 'La costilla de Adán' y 'Una primavera de perros'. No sé si esto sucede porque su carácter mediterráneo se asemeja más al nuestro, por su sarcasmo, o por lo que encuentras en él una vez le has quitado las capas
Rocco Schiavone es un subjefe de policía; un tipo cínico, directo, de diálogo y carcajada fácil, astuto y testarudo, que a su vez también es un tipo capaz de encoger el corazón del lector y robárselo al mostrar su yo más profundo. De ahí su éxito.
La saga empieza con la novela ‘Pista negra’, un buen punto de partida pues coincide con el traslado de Rocco Schiavone desde Roma al valle de Aosta en los Alpes italianos. Algo que resulta ser todo un desafío para un romano no acostumbrado a lidiar ni con la gente de montaña, ni con la misma montaña, ni con el frío, ni con la nieve; aunque sí, con los fiambres salidos de la nada. A 'Pista Negra' le sigue 'La costilla de Adán' y el lector vuelve a encontrarse con más de lo mismo, es decir, se encuentra con mucho talento, mucho sarcasmo y mucha profundidad.
Ahora, en estos momentos, tengo en mis manos la tercera entrega, recién salida del horno: ‘Una primavera de perros’. Probablemente mientras vosotros estéis leyendo estas líneas, yo estaré leyéndola, puesto que a mí como a otros muchos lectores se me hace prácticamente imposible dejar de lado a este tipo duro, justiciero, inolvidable, sarcástico y arrollador, que se niega a quedarse en la superficie de las cosas y de las personas.

Así que..., si dudáis, no dudéis: Rocco Schiavone es mucho más de lo que a simple vista parece. 



Besos y abrazos a tod@s.
María Aixa Sanz